18.11.10

Le regalé mis zapatos, mis calcetines. Mi andar. Le regalé el despertar de los soñadores, la mirada de las manos, la mirada de los labios, la mirada de los verdaderos ojos. Le mandé flores cada vez que alguien pisaba su jardín, le pinté las amapolas. Me convertí en Alicia, en la manzana, en el claro de un oscuro bosque.
Enseñéle mi camino sin haberlo visto nunca, le señalé mi ruta y quedamos en vernos al final de pasillo. A la vuelta de cualquier esquina, debajo de cualquier paraguas.
El corazón es flexible... y yo, me siento más inspirada que nunca.






Grandes corazones. Grandes personas. Gran sentimiento. Gran alma.

6 comentarios:

Leticia Hernández dijo...

La G de grande se resume en Gé. ;) Y gracias por regalarnos tanto siempre.

Gréen. dijo...

Gracias a personas como tú me siento con ganas de hacerlo(:

Sofia a. dijo...

Grandes esperanzas;)

Lilauzer dijo...

Me encanta...

Jessica dijo...

Hola! Tienes un blog Muy originaal me encanta publica pronto :))
Te Sigo!!

Me sigues? http://cyaniayjessica.blogspot.com

Saludos (=

mcclove dijo...

G É
Lo de grandes esperanzas lo sacaste de Carlos Ruiz Zafón no?

El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación