9.2.11

Lluvia de estrellas.

Nos tumbamos en la azotea recibiendo el dulce frío de un 30 de Agosto. Cielo estrellado.
Las nubes abrieron paso a nuestros curiosos ojos, impacientes por ver una verdadera lluvia de estrellas.
Fueron muchas, de un lado para otro, sin pausas, desvaneciéndose en la nada. 
No era aquel mi deleite, ni el suyo.
Sentí como mis ojos se desvanecían detrás de la luna, al igual que los suyos. Logré irme más allá, como cuando tienes 6 años y notas absolutamente toda la mágia y energía de mundo.
Aquella vez nos perdimos en el infinito...desvanecimos la luz en la mirada, envié mi corazón lo más lejos posible de la realidad.
Busqué el sentido. 
No lo he encontrado, pero sé que hice bien en no elegir el mismo camino que tú.




El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación