28.4.10

Bohemia.

Aprendí a atarme los cordones imaginándome que eran fibras que sujetaban mis fantasías... fibras que si no ataba, acabarían abandonandome y mis fantasías huirían.
Huirían por que nadie quiere estar atrapado, ni siquiera un cordón de zapato.
Antes era zurda. Recuerdo que cada vez que soñaba con la izquierda las gotas caían sobre mis manos como ácido. Ácido para una inocente cabeza...
Sigo siendo zurda y he de reconocer que esa lluvia cosquillea mis sueños. me encanta la parte izquierda del mundo.
El mundo me dijo a los doce años que no me pintara las uñas de negro. Y yo lo hice.
Me encanta pintarme las uñas de negro..de echo, a veces pienso que con ellas y un poco de imaginación soy otra.
Pero no soy nada, nada a lo que se le pueda adjudicar un nombre. Soy una muñeca guardada en lo alto de un armario, soy esa furiosa lluvia de verano, esa encantadora luz mañanera, ese croassant de chocolate que ingieres a menudo.
Soy eso, y un poquito de metáfora que solo intenta desbordar su atolondrado río de ilusiones.
ilusión, ilusiona, ilusionar. Ilusióname.





My mind

A veces creo podersaborear ese placer de hacer ver flores donde no las hay, a ciertos ojos, que miran mi rareza con extravagancia, intentándo convertir lo que soy, en algo comprensible, pero... no pueden.
Cuando el rojo de mis ojos se deja ver, cuando el pálpito de mi corazón se amaga entre el gentío, sale el sol aquí. Y llega inspiración de la mano, con cientos de cajas con cientos y cientos de momentos, aspectos, visiones, imagenes, locuras...

21.4.10

Pienso en escapar. Llevarme todas mis cosas de la mano...mi casa.
Tú, ella, ese viejo cuaderno y un par de plumas flotantes para momentos de desvarío.
La música en mi mente. Y en la mente el corazón.
Nunca ha sido nuestro fuerte ser personas, pero sí pájaros, además, de esos que vuelan sin cesar.
En otros tiempos hubiera dicho que fuera cual fuere el motivo del llanto, le secaría las lágrimas a cualquiera.
En otra época, hubiese escrito hasta en el pañuelo más descosido que se me cruzara.
Entonces...hubiera sido cualquier típo de ave.
Pero todo crece tanto, que... ya ni siquiera las mariposas sueñan en mi ventanal.
Ventanal, ventana, sueño, verano..noche.


Querida manzana, te hecho de menos.

20.4.10










































Aquella noche decidimos recorrernos la isla volando.
- No vallas tan rápido. - Me dijo gritando a unos 50 metros de distancia.
Yo levitaba lejos, incitándole a venir corriendo tras de mi, y así lo hizo.
Rozábamos todas y cada una de las ramas de cada árbol que se cruzaba en nuestro acelerado camino.
La luna. Allí estaba ella, obligándonos a no querer aterrizar, a no volver a rozar el suelo con los pies.
No llevábamos zapatos ninguno de los dos. Habíamos pasado la noche juntos y para qué utilizarlos si la próxima textura que sentirían nuestros congelados talones sería la de las sábanas de su cama.
Aquella cama...
Tumbamos nuestros cuerpos, acelerados por el viento a medio metro sobre el mar.
Sentí mi cabeza trasladarse a otro mundo.
Lejos de aquel cuerpo que levitaba, erizado y nervioso, temeroso de caer.
Ví mis ojos reflejados en el agua a una velocidad tan rápida que a penas podía tomar conciencia de ello.
Y en lo alto de un mirador, paramos a sentarnos en el aire, a contar estrellas.


19.4.10

Sol.

Mmm, el suelo está demasiado frío, pensé. Ya no se veían las amapolas...
Mis amapolas. Luego pensé otra vez, "¿mis amapolas?", qué posesiva soy a veces.
Bueno, ayer ví dos amapolas rojas, como la sangre recién caída. Las primeras amapolas del año, y...ya no están.
Me pregunto si la primavera miente...mi sangre no está alterada y a penas veo flores.
Me gustaría enfrentarme al mundo con el sol. Agarrarlo con mis manos, sin quemarme. 
-¿Qué tal, Sol?
-Aquí... pensando.
-¿En qué piensas, Sol?
-Por qué ellos prefieren a Luna...
-¿Ellos?
-Sí, los tuyos.
-Sol, la noche es tentadora.
-Y yo...¿yo que soy?
-Tú...tú inspiras..
-Yo ilumino. ¿Te ilumino a tí,estrella?
-Siempre.
-Toma.
Y Sol transformó su sonrisa en una inquietante amapola amarilla.
Para mí.

15.4.10

Lo mío.

El corazón es una fiera.
Una fiera que siempre va hacia la luz. Brillante y embriagadora luz.
Fiera sin pensamientos, que guía sus impulsos por el sol. Brillante y embriagador sol.
El corazón es como una mano llena de objetos desechables, que no hace más que ir soltándolos... hasta encontrar lo que busca... 
Es esa magia que pocas auras pueden ofrecerte.
Muy pocas auras.




Mi cada, hogar, corazón, quietud, alegría, amapolas.
Lo mío, los míos, las mias, canciones, lluvias, mentes, 
defectos, cosas, casos, palabras. Almas.


Lo mío, siempre será mio, incluso los olvidos.

5.4.10







Hice mis momentos cuando las cosas tocaban, me hablan de paciencia cuando no hay control del tiempo y pienso...
pienso que del tiempo en el que pienso ya no queda nada,
ni alma que envenene el sentimiento de rechazo. Mi brazo, tu espalda, ven que yo te enseño el mundo, a mis pies en un segundo todo se hace enorme.  
El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación