28.9.10

Luz.

Tengo y quiero, quiero y tengo,
gracias a la misma razón por la que me sostengo, hoy tengo paz
y esta luz que me ilumina gratis, sí, todos mis bienes pa' tí, 
yo le saco punta al lápiz, que quiero volar.


Un rayo de energía penetra mi cuerpo, siento el aura, 
de aquella que me llena, que me fragua.
Dejo esa responsabilidad en tus manos y no me espanto,
no me estanco, tú, más vital que el agua.


Recuerdo cuando me aguantaba allí arriba sin nadar,
la superficie es fría y me bajaba,
me ahogaba, por eso de no poder respirar...
Intentaba no estar, pero así la situación se agrava.


Ya no tengo saliva, ahora se me caen las babas,
somos yo y tú, tú y yo y una cama.
Nada...nada que no pueda lograr,
desde que tu cabeza se convirtió en mi segundo hogar.


El primero es aquel sitio donde esté contigo, 
si tienes frío yo te hago de abrigo.
Tan sólo escúchame, mírame, desnúdame con la mirada,
paso de sensaciones que no dicen nada.


Contigo todo, contigo puedo,
conmigo puedes tenerlo todo sin empezar de nuevo.
En este juego de iluminar al otro hasta cegar,
yo ya no veo nada y eso es lo más bueno...


Vivo por tu felicidad y el resto no me importa, 
me aportan, pero a la hora de la verdad, sobran...
Me encanta sentir esto, me encantas tanto..
me encanta ver como sonríes cuando te canto..














De un astro para una luciérnaga.

26.9.10

Te toca.


















Bienvenida al centro de la tierra. Tus manos. Tus pies. Tus labios.
Estás hecha para vivir. Para sentir. Para respirar.
Estás obligada a tocar. A caminar. A gritar.
Te equivocas agarrando. Corriendo. Callando.
Bienvenida al centro de la tierra. Tus manos. Tus pies. Tus labios.




VERDE.

21.9.10

Bomba!

Tranquilo corazón, hoy estás a salvo.
Tranquilo corazón, hoy no voy a hacerte daño. Guardé el escudo y las armas volaron. Convirtiéronse en ceniza, o polvo latente, latente bajo las sábanas de otoño.
Ya no hace frío. Ya no hace calor. Ya no hace nada que tú no desees.
Voy cantando, corriendo, sudando, respirando aire húmedo, fresco, embriagador...
Voy volando a ras de suelo mientras bombeas rápidamente. Impaciente. Fuerte, más fuerte que nunca. Ansioso por descubrir lo que hay al otro lado del miedo.
¿A quién proteges cuando te encierras?, ¿a quién intensas salvar cuando pretendes no sentir?
¿A quién quiero, quieres, queremos...engañar?
Tú y yo haremos un trato bajo este dulce manto de alergia sensacionalista.
Yo y tú volveremos a llevarnos con el tiempo, con la espera, con el suelo...con la tierra.
Por que no espero nada de este instante mas que un pequeño regazo en las palabras que brotan del lado más escondido y sincero de tí, corazón.

20.9.10

Águila..

Bonito cielo, le dije al día.
Los pies descalzos sobre el sueño me resultaba lo más placentero que había rozado en mucho tiempo, ni siquiera la sequedad de mi garganta podía parar aquel frenético instante.
Parar un instante…
Quien quisiera mi cabeza para hacerlo eternamente. Quien quisiera mi envoltorio, para palpar este placer. Quien quisiera mi corazón, para sentir tanto al mundo.
Mi sentir era distinto, como el de un pájaro por su dueño, tan arriesgado y precioso, que ni siquiera las nubes, que todo lo ven, podrían entenderlo.
Me desgarraría el alma, este frágil y cálido alma de águila.
En otra vida un águila yo era. Solo una energía tan embriagada de libertad podría sentirse como me siento.
Solo un enorme y majestuoso águila. Solo alguien que no vá con la corriente.
¿Quién era yo?...¿qué me pasaba a mí?
Qué hace que un águila, con toda eterna libertad…se sienta tan alejado del suelo. Tan atado a sus alas, tan lleno de… 




















Tú.

Nací mañana, me pregunto como serán las cosas ayer. Me pregunto como me sentía hoy.
Ni tiempo. Ni espacio. Ni café. Ni lluvia.
Se me empalaga el corazón cuando alguien canta. El sentido lo pones tú. 
El suelo lo pisas tú. La ilusiones las manejas tú.
Solo cuando exista la tecnología suficiente como para incrustar una idea en el corazón de alguien podría una persona decir que no es su culpa formar parte de este enjambre, llamado sociedad.



















Green planet.

18.9.10








¿Dejaría un perro que otro perro llevase su correa?

púrpura.


-Ya te puedes quitar la máscara, Amapola. Te descubrí.
Descubrí un encanto encantado por ideas envueltas de sentimientos.
Sí, así es como dejan de ser ideas, para convertirse en principios.
Descubrí tu lado más amargo...



















Si hay algo contra lo que nunca podrás luchar, es contra tí mismo. Podrás equilibrarte, conocerte, apaciguarte, entenderte...pero nunca ganar o perder.
Las luchas sin finales quedan mejor en la imaginación, como los unicornios verdes, en vestidos rosas.
No hay amor en las intenciones. 
No hay sonrisa en las verdades.
No hay razón sin multitud-es...triste, me dijo un sueño. Es triste.











De vez en cuando me susurran las sábanas, un poco de tranquilidad para almohada. Un poco de menos pensar, quizá.
Quizá menos sollozo destrozando la noche.
Tal vez, menos furia en querer bienestar.
Puede que solo aclame un poco de...
un poco de...

un poco de un poco de un poco de tan solo un poco de...



Inefable. Como tus lágrimas en el dolor de otro.
Como ser persona. Inefable.














Good bye, night.
I'm dream.

16.9.10

Tal vez...

No busco más allá de lo que hay. Nunca lo he hecho y siempre he pensado que sí.
En su camino, el ser humano experimenta toda clase de sensaciones lejanas a la realidad.
Detesto esa palabra. Realidad. Como si ... como si... como si no pudiera expresar nunca un como sí. No sé si me entiendes, como si...
No, no hay un como si... porque todo tiene que ser de alguna manera. Todo es de alguna manera. Todo es... todo es...
¿Qué es todo?, al fin y al cabo...acabamos en el mismo punto sin final. En la misma bola de incertidumbre, porque nadie afirma lo que sientes. Nadie siente lo que intuyes. Nadie intuye lo que sabes. Nadie sabe lo que sientes...
y así.... constantemente.

...



Hasta que un día te despiertas, pensando que... si te abrigaras bien, si eligieras una buena música de compañía y decidieras salir ahí fuera con otra intención en la mirada...



báh, nada. Al final siempre acabo acostándome pensando en que mañana, será exactamente lo mismo.
O tal vez no....
El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación