3.3.10

Tres.

-Buenas tardes Leila.

-¡Hola!
-Hoy hace...mmm, exactamente dos semanas que no nos vemos, ¿Cómo te encuentras?
-Oiga, ¿puedo volver a introducir la verdura en mi desequilibrada dieta?
-Mmm... me has hecho caso.
-Sí.
-¿Resultados?
-¡Odio la comida!, nada tiene sabor. Ni siquiera sé porqué lo he hecho 14 días... y sólo como dulces.
-Bien.
-¿Cómo que bien?
-Resuelves un problema de una manera, no sé si muy correcta. No te gusta el resultado y...hmm, decides sumergirte en otro problema.
-Pero...
-¿Me equivoco?
(Silencio)


-Haremos lo siguiente Leila.
-Cogerás este lápiz y harás tantas líneas y círculos como respondan tus muñecas. Sin cesar.
Cuando termines, leerás este libro; " El lobo estepario". Cuando lo termines, lo tiraras a la basura y después, recogerás la basura y la esparcirás por la plaza o parque que más hermoso te resulte.
Y comerás lentejas. Muchas lentejas.
-Pero...
-Lo harás.
(silencio)


1hora más tarde.

-¿Cómo estás?
-Bien.
-Por favor Leila, cierra la ventana, hay demasiada luz.
-Por favor, déjela abierta.
-Ciérrala.
(Silencio)


-No.
-¿Cómo?
-No, esto no me gusta. ¡Usted no me gusta!
No entiendo lo que pretende, y es más, dejo de hacer estas estúpidas líneas por que odio perder el tiempo.
No quiero tirar este libro, por que, ¿sabe?, ¡me encantan leer!
No quiero ensuciar ningún parque, no quiero comer lentejas, ¡no!, ¡no quiero nada de esto!
¡Y que sepa que me encanta la luz!, detesto las ventanas cerradas, cortinas echadas...¡Todo!
Le detesto a usted. y sí, tengo problemas ¡y más de uno!, pero nada que alguien con una cabeza tan retorcida pueda llegar a entender.
(Silencio)

-¡Bien!
-¡¿Bien?!
-¡Sí, bien!, ya podemos comenzar con la terapia.
-¿Qué?
-Reacción, eso es lo que pretendo. Reacción.
-Pero...
-Puedes irte. Vuelve mañana...y... no comas lentejas si tan mal te sientan.

Dos.

-Hola de nuevo, Leila.
-Buenos dias.
-¿Has comido hoy?
-Lentejas.
-¿Te agradan?
-Mmm...Algo...
-Bien, bien. Bueno, veamos...
-¿Puedo abrir la ventana?, por favor.
-Sí.
(Abre la ventana.)


-Háblame de ese pensamiento Leila.
-¿Cuál de ellos?
-El que no sale de esta habitación. Por el que estás aquí.
-¿Por qué estoy aquí?
-¿Por qué estás aquí?
-No lo sé.
(Silencio)


-¿Estás bien?
-Sí.
-Mientes... y muy mal. La primera norma de esto, es no mentir.
-Es que... no me gustan las verduras.
-Bueno, es un comienzo. ¿Qué sientes cuando tienes que comértelas?
-Impotencia. A veces preferiría estudiar.
-Entonces, no las comas.
-¿Cómo?
-Te mandaré un trabajo, y dentro de dos semanas vendrás aquí y me hablaras de ello.
Me contarás cómo te sientes y, sobre todo, qué sientes.
-De acuerdo.
-Pídele a tu madre que no introduzca verdura en absolutamente ninguna de las comidas que vayas a ingerir.
-¿Es eso bueno?
-No lo sé. Serás tu quien dé la respuesta a eso.

2.3.10

Uno.



























-Bien, esto... ¿Cómo te llamas?
-Leila.
-¿Edad?
-Tengo 18 años. Bueno, en realidad los cumplo este año, así que usted decide si anotar que tengo 17 o 18. Pero yo prefiero decir que tengo..
-Shh.
-Lo siento.
(Silencio)


-¿Comes bien?
-Pues,  lo cierto es que detesto la verdura...
-¿Te importaría responder, porfavor?
-Sí, como bien.
-Sin embargo, no te gusta la verdura...
-Usted dijo..
-No comes bien.
(Silencio)


-¿Por qué estás aquí?
-Tengo problemas. Creo.
-¿Los tienes ralmente?
-No lo sé. Digamelo usted.
(Silencio)


-¿Qué crees que te sucede?
-Vivo en dos mundos.

-Peero... en ninguno de ellos te gusta la verdura, ¿no es cierto?
-No, en ninguno de ellos.
-Bien, mañana seguiremos hablando.
-De acuerdo. Hasta mañana.
-¡Ah! y... Cena lentejas.
-Las odio.
-Y yo pagar impuestos.






















El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación