19.4.10

Sol.

Mmm, el suelo está demasiado frío, pensé. Ya no se veían las amapolas...
Mis amapolas. Luego pensé otra vez, "¿mis amapolas?", qué posesiva soy a veces.
Bueno, ayer ví dos amapolas rojas, como la sangre recién caída. Las primeras amapolas del año, y...ya no están.
Me pregunto si la primavera miente...mi sangre no está alterada y a penas veo flores.
Me gustaría enfrentarme al mundo con el sol. Agarrarlo con mis manos, sin quemarme. 
-¿Qué tal, Sol?
-Aquí... pensando.
-¿En qué piensas, Sol?
-Por qué ellos prefieren a Luna...
-¿Ellos?
-Sí, los tuyos.
-Sol, la noche es tentadora.
-Y yo...¿yo que soy?
-Tú...tú inspiras..
-Yo ilumino. ¿Te ilumino a tí,estrella?
-Siempre.
-Toma.
Y Sol transformó su sonrisa en una inquietante amapola amarilla.
Para mí.

No hay comentarios:

El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación