20.12.09

A veces un solo instante decide el barullo de mil y un pensamientos. El corazón carece de los cinco sentidos. Aunque siempre le queda el sexto, claro. En mi parte del mundo las cosas no dejarán de ser distintas. ¿Quién quiere ser diferente? Oh, todos quieren ser diferentes. Hasta el más mísero y bulnerable ser, vivo... Vivo en jaula. Enjaulado en libertad. Y así despertar día tras día, pensando en qué página abrir de cada libro en cada asignatura; inventar un pretexto para poder salir de casa; preocuparse de pasear al perro; estudiar para sacar un notable. Hacer lo que uno tiene que hacer. Tiene que hacer.. Tengo que hacer.. Tenemos que hacer. ¿Hacer qué? ¿Quién lo dice?, ¿Cuál es el criterio?

No hay comentarios:

El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación