13.12.10

Entiendo el conflicto, guerra, ataque...entre personas que se deben algo, entre sentimientos. Mezclando corazones y cabezas. Pero no entiendo el acto de destruir a individuos desconocidos, con vidas desconocidas, con sentimientos ajenos...
Si intento imaginarme en el frente de una guerra, junto a hombres vestidos de la misma forma, defendiendo la ideología de un hombre con título de presidente al que no le importa poner mi culo en riesgo, me invade un sentimiento patético, dejo de sentirme racional.

5 comentarios:

Jessica dijo...

No entiendo tampoco como en pleno siglo XXI pueden seguir sucediendo cosas así.. pero bueno, no nos queda otra que intentar asimilar..

n u r i a dijo...

algo así habrá pensado jordi cuando dijo: ¿son tontos o que?
la verdad es que no tiene palabras...

Gréen. dijo...

Claro que las tiene, pero ni una sola buena...es tan triste.
Gracias por pasaros chicas^^

Leticia Hernández dijo...

Y luego hablamos de moral...Estoy deacuerdo.

Sofia a. dijo...

¿Hasta donde puede llegar la codicia del hombre? ¡Qué asco!

El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación