19.5.10

Yo pensáre en otro tiempo que el mundo no me importa. Que en hawai se está genial, que mis sueños quedan mejor flotando que en manos de alguien que no les da vida.
En otro tiempo pensáre que el cielo es gris por que así lo pintan mis ideas, que las amapolas gritan por que me quieren y no puedo mirarlas. Cuando lo hago se esfuman. Otro tiempo pensáre por mí y no por los demás, y pensáre de nuevo que en Hawai se está bien. Buen sol, que no quema. Buena luna, que no ciega. Buen mar, que no ahoga.
Pensáre que el amor falta no me hace, ni si quiera el que me otorga la música, mis libros, mis palabras.
Pensáre que puedo sumergirme como quien no siente en cada corazón. Pensáre que la tierra es firme, y firme me manténdra.
Pensáre con el alma de algún nuevo inmigrante en mi cabeza... pero, pensáre por él. No por mí.
Mi cielo sigue azul y nada me ahoga todavía.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos vamos a Hawaii?

Leticia Hernández dijo...

la idea de las amapolas que se esfuman al mirarlas, me hiso recordar al mito de Eurídice y Orfeo, dios de la música, cuando bajo al inframundo a por ella, no podia mirarla hasta que la luz los invadiera en la superficie, y al presipitarse, la miro antes y se desvaneció en el aire...:D me gusta tu modo de expreción.

- evaa dijo...

Que cierto. Me gusta cómo escribes ^^.
Y espero que tu cielo siga siendo azul más tiempo.

Leticia Hernández dijo...

si, pequeños saltamontes, nunca mejor dicho, hasta pronto Gé!! ;)

Sofia A. Hernández Pérez dijo...

Me gusta mucho éste texto(:
Hasta mañana.

mcclove dijo...

genial, como siempre :)

El cine, el amor. La tierra, las flores, el color verde, la magia. El contratiempo, el desorden. El caos. Las cortinas, el humo, atardeceres, las retinas brillantes. Astro, el sol. La lluvia, pasar frío. Caramelos, momentos. Los vuelos, las caídas, los cuadernos... La imaginación